Recopilación de los mejores artículos, fotos, vídeos, y audios de Miguel Ángel Gorbe en su actividad política en el Partido Aragonés.
Background Illustrations provided by: http://edison.rutgers.edu/

EL CONSENSO ES EL CAMINO OLVIDADO

Ya que pregunta por un sentimiento, le contestaré personalmente, Soy Miguel Angel Gorbe vicepresidente del Comté Local del Partido Aragonés en Teruel y lo que se siente, al menos en mi caso es cierta frustración al ver que estas decisiones se toman sin el debido consenso entre las fuerzas políticas. Y lo que es mas grave sin el consenso entre los Sindicatos, los Empresarios, Asociaciones más representativas y el resto de partidos políticos con representación.

Todo ello sin apostar por medidas que favorezcan el crecimiento y el desarrollo, a la espera de dos importantes leyes como Ley de Emprendedores y la de Trabajadores Autónomos cuyos plazos y borradores nadie conoce, por lo que podemos deducir, de nuevo carecerán del tan necesario Consenso que requieren estas leyes capaces de modificar el modelo productivo de un País. La confianza en un País, tanto desde el interior como del exterior, también se mide por la capacidad de sus políticos para llegar a acuerdos dando estabilidad y seguridad, a los ciudadanos y algún día a “los mercados”.

Son medidas que quizá no recaben gran consenso, no obstante la predisposición a llegar acuerdos garantiza cierta solvencia política, el dialogo y la comunicación entre distintos agentes sociales es garante de transparencia en las instituciones y forma de responsabilidad compartida en la adopción de medidas de gran calado para el futuro de nuestro país.

El consenso fortalece la confianza de todos en las medidas y sobre todo en el sistema político y la forma de conseguir soluciones aceptadas por todos. El camino hacia la confianza en nuestro futuro es el Consenso aunque quizá sea un camino ahora olvidado

Una crisis a 110 km/h

Miguel Angel Gorbe Martínez

Seguramente el Gobierno de nuestro país se ve todavía con fuerzas como para seguir tomándonos el pelo; eso sí, ahora a 110 kilómetros por hora.

Resulta irrelevante el color del partido que gobierne cuando las medidas no se toman con sensatez y cuyo único interés es cambiar la legislación a su antojo, justificando medidas absurdas, diciéndonos a los ciudadanos que es por nuestro bien, cuando no hay nadie que se lo crea.

Nos entretienen, nos despistan y mientras se habla del tabaco o  de los 110, ya están pensando una nueva reforma legislativa ilógica; eso sí, por nuestro bien. Son medidas que nos acompañan en las tertulias con los amigos, con los que son fumadores en la calle, para que sigamos criticando al gobierno, pero no por su mala gestión en la economía precisamente o  por la reforma laboral o por cualquiera de la larga lista de decisiones tomadas estos cuatro años. Esas decisiones iban destinadas a terminar con un problema, la crisis, que no reconocieron hasta que se les acabaron los sinónimos para definirla o para denominarla.

Más o menos, reconocieron y reconocen sus errores a la misma velocidad que ahora nos hacen ir al resto del país, a 110 km/h. Y a esa velocidad de rayo, así nos va; y es que ahora los que saben de economía le han aconsejado a Zapatero que mire y trate la crisis con dulzura, y a poder ser que no corra mucho, que no adelante acontecimientos y, ni mucho menos, la sucesión; es decir, que se tome la crisis a 110 km/h.

*Miguel Ángel Gorbe es presidente del Comité Local del PAR en Teruel

El ‘rugir’ de las inversiones

MotorLand y Dinópolis, dos de los proyectos impulsados por el PAR desde el Gobierno de Aragón, han copado en los últimos días los medios de comunicación de España y de parte del mundo. El Gran Premio Aragón de MotoGP y la aparición del fémur de un dinosaurio gigante en Riodeva descubierto por la Fundación Paleontológica han provocado que se hable de Aragón y de Teruel como un territorio a la vanguardia, con capacidad de organización, con instalaciones punteras y con iniciativas pioneras.

Cuando el presidente del PAR hablaba hace años de la necesidad de ‘moler gordo’ y de acometer grandes proyectos para sacar a Aragón de su letargo, muchos analistas pusieron en duda esta estrategia. Hoy, en cambio, no les queda más remedio que reconocer que ha sido un acierto total. Y tampoco hay que olvidar esos proyectos pioneros, vanguardistas y punteros se han puesto en marcha a lo largo y ancho del territorio, cumpliendo una de las máximas del PAR: vertebrar Aragón y que todas las comarcas tengan las mismas oportunidades.

Aunque a algunos les cueste reconocerlo, Aragón está cambiando. Ahora sólo falta que todos los ciudadanos acabemos por creernos que nos merecemos lo que nuestro carácter aragonés conlleva de una tierra fuerte, generosa y noble. Con estas tres variables, ahora solamente tenemos que seguir aprovechando las oportunidades que se nos brindan, no cerrarnos puertas y abrirnos a proyectos sólidos que conjuguen a la perfección lo público y lo privado. Esa fórmula, la de lo público y lo privado, es la que nos hará crecer. 

Sin duda proyectos hechos realidad como la Ciudad del Motor de Alcañiz o Dinópolis en Teruel son ejemplos de que en Aragón sabemos hacer las cosas bien y que funcionan. El Gran Premio de Aragón de MotoGP ha hecho que a muchos se les abran los ojos, demostrando que aquellos que creyeron desde un principio en que Alcañiz, Teruel, y Aragón podrían disfrutar de un circuito de velocidad de primera categoría como Motorland no se equivocaban. Siempre se ha dicho: “querer es poder”.

Primero fue el Rugir del T-rex con Dinópolís y la Fundación, proyecto que ha conseguido poner en valor la riqueza paleontológica turolense y aragonesa. Un atractivo desconocido y ahora principal motor turístico de la provincia de Teruel, ya consolidado y que pronto cumplirá su décimo aniversario. Teruel y Aragón gozan en la actualidad de poder presumir de seguir creando y apostando por las grandes inversiones, y es que a este primer rugido se le une ahora el rugir de los motores, gracias a eventos deportivos con gran repercusión que hacen que nuestra Comunidad tenga un lugar privilegiado en España y en el Mundo.

A mí me gusta pensar a lo grande y aunque muchos nos quieran ver pequeños, Alcañiz, Teruel y Aragón tienen un lugar en mapa. Por eso, creemos que confiando en las personas y en la ideas capaces de emprender estos proyectos, permitirá que Aragón siga creciendo hasta conseguir ser la tierra que nos merecemos todos los aragoneses.

EL CONSENSO ES EL CAMINO OLVIDADO

Ayer nos preguntaba Marta Miralles via Facebook en la Pagina del Partido Aragonés en Teruel “¿Qué se siente al haber ido de la mano con los que están destrozando la paz social y arremeten brutalmente contra sus propios ciudadanos? Supongo que orgullo no…más bien todo lo contrario ¿verdad?

Me gustaría contestarle también en este medio así como en Twitter, en forma de opinión personal, Ya que pregunta por un sentimiento, le contestaré personalmente, Soy Miguel Angel Gorbe vicepresidente del Comté Local del Partido Aragonés en Teruel y lo que se siente, al menos en mi caso es cierta frustración al ver que estas decisiones se toman sin el debido consenso entre las fuerzas políticas. Y lo que es mas grave sin el consenso entre los Sindicatos, los Empresarios, Asociaciones más representativas y el resto de partidos políticos con representación.

Todo ello sin apostar por medidas que favorezcan el crecimiento y el desarrollo, a la espera de dos importantes leyes como Ley de Emprendedores y la de Trabajadores Autónomos cuyos plazos y borradores nadie conoce, por lo que podemos deducir, de nuevo carecerán del tan necesario Consenso que requieren estas leyes capaces de modificar el modelo productivo de un País. La confianza en un País, tanto desde el interior como del exterior, también se mide por la capacidad de sus políticos para llegar a acuerdos dando estabilidad y seguridad, a los ciudadanos y algún día a “los mercados”.

Son medidas que quizá no recaben gran consenso, no obstante la predisposición a llegar acuerdos garantiza cierta solvencia política, el dialogo y la comunicación entre distintos agentes sociales es garante de transparencia en las instituciones y forma de responsabilidad compartida en la adopción de medidas de gran calado para el futuro de nuestro país.

 El consenso fortalece la confianza de todos en las medidas y sobre todo en el sistema político y la forma de conseguir soluciones aceptadas por todos. El camino hacia la confianza en nuestro futuro es el Consenso aunque quizá sea un camino ahora olvidado. Gracias Marta.

Miguel Ángel Gorbe

Twitter: @miguelgorbe

Al alcalde no le gusta el Centro

 Miguel Angel Gorbe MartinezPagando es la única forma de estacionar en el Centro de Teruel debido a la desaparición de todas las plazas de zona azul que existían en la plaza de la Marquesa y calle San Miguel, una de las plaza y calles mas cercanas al Centro Comercial Abierto, que no solo daban servicio a turistas, también a vecinos, comerciantes y clientes habituales. Estas medidas se han adoptado, curiosamente, después del fracasado intento del alcalde de obtener ingresos con la venta del solar en el barrio Jorgito y con la venta de plazas del aparcamiento de San Martín. Es lógico que necesite ingresos tras la liberación en dedicación exclusiva de dos concejales. Seguramente el alcalde ha seguido el dicho que dice que cuando algo te sale mal y no vendes “crea la necesidad”, es decir, quizá en los próximos meses vuelva a sacar a la venta de nuevo las plazas de San Martín. Entonces, los vecinos pensarán, como ahora, que no hay donde aparcar; para pagar constantemente parking, para eso mejor pensar en comprar.

                          El problema repercute en los de siempre, las familias y los pequeños empresarios que a la “cesta de la compra” tendrán que añadirle un nuevo pago, el aparcamiento; como si no fuera suficiente la subida del IVA, la subida de carburantes, la reducción de salarios y la supresión de la extra, todo esto por ahora. En los hosteleros también, que soportan una de las tasas más altas de nuestro país en las terrazas, como revela un desconocido informe; y en las del Centro sin veladores.

                               Los efectos colaterales de la supresión de la zona azul, entre otros, serán la masificación de tráfico en el barrio de San Julián, más cerca del Centro desde que funciona el ascensor, cuyos vecinos muy pronto empezarán a reclamar, con todo derecho, más vigilancia. Se reducirá de nuevo el ocio tanto nocturno como diurno, visto el desinterés del alcalde en un centro de ocio juvenil que sea viable. En general afectará a la actividad económica en el Centro Histórico de la ciudad de Teruel, sobre todo el fin de semana, cuando se podía estacionar gratis y disfrutar de la variada oferta comercial y gastronómica con la familia.

                              El primer Ensanche se verá también masificado de coches, será duro cruzar el Viaducto andando con el frío turolense, aunque el alcalde no lo vive de igual forma ya que cuando no esta en Madrid, está en un sorteo de un camión en La Puebla, y cuando está aquí, puede aparcar en el ahora cerrado aparcamiento de San Martín como sus concejales liberados. Ahora los clientes para cenar en el Centro tenemos que quedar una hora antes, como en Madrid. El alcalde parece que se está trayendo lo mejor de la capital, a ver cuando es capaz de llevar algo importante de Teruel al Senado.

                                La conclusión a la que podemos llegar es que al alcalde no le gusta el Centro, al menos muestra desinterés por el bienestar de vecinos, comerciantes y clientes, la eficiente gestión del centro de ocio juvenil, y en general de la dinamización social y económica del Centro, ese es el camino para la despoblación del Centro Histórico.

                                 Y todo por un afán recaudatorio, que se ha quedado en nada. Me pregunto: ¿cuánto vale salvar el Centro Histórico? Para el PAR es mucho más preciado que los euros de unas plazas de garaje o las tasas de terrazas. No cambiamos Madrid por una caña con los amigos en una terraza de Teruel, pero para eso, hay que poder aparcar.

Miguel Angel Gorbe Martínez

Nos lo quedamos !

Miguel Angel Gorbe Martínez

El Alcalde explicó, tras la visita del Consejero de Política Territorial, que ha decidido abandonar las relaciones o gestiones que mantenía con distintas empresas y empresarios interesados en la explotación de las instalaciones en la Plaza Domingo Gascón. Abandona esa vía, el motivo es que ninguna empresa esta dispuesta a realizar “las inversiones necesarias” para su explotación.

 Lo afirma con un rotundo “Nos los quedamos”, tras las críticas que ha vertido sobre la instalación y los contactos con distintas empresas de las que seguro ha recogido algunas buenas ideas para su gestión. El Alcalde que iba a dedicar gran parte de su tiempo a buscar inversiones para la ciudad, en esa ocasión abandona.

            Precisamente tras liberar a dos de sus concejales que desempeñan sus cargos con dedicación exclusiva, es decir, en el momento en que tiene el personal necesario para negociar con las distintas empresas, empresarios y administraciones, el modelo de explotación de las instalaciones, decide unilateralmente suspender relaciones. De deficiente podemos calificar esas negociaciones, basta recordar que durante meses y meses se estaba redactado un pliego de cláusulas que nunca vio la luz y lo que es peor nunca conocieron las empresas que manifestaron su interés.

            Nuestro alcalde se descuelga tras dos años de negociaciones y un pliego desconocido, con un modelo de gestión propio, realizar actividades de pago, sin funcionamiento matinal, abierto con los conserjes del ayuntamiento por las tardes y el fin de semana, con maquinas expendedoras y que, ya avisa tendrá un gasto en el presupuesto. No tiene ningún sentido precipitar esta decisión suspendiendo el diálogo o las negociaciones para embarcarse, en una gestión sin duda algo improvisada y para variar sin el consenso político necesario entre los colectivos implicados y los partidos políticos.

            Me consta, como ya manifesté en un medio de comunicación, el interés de algunos empresarios turolenses por explotar esta instalación sin coste para el ayuntamiento y realizando una importante inversión. Lo que me resulta más preocupante es que la idea de negocio, es similar a la que ahora plantea el Alcalde, aunque bastante más completa en cuanto al equipamiento. En la última reunión celebrada en el propio ayuntamiento, se les comunicó que en estos momentos el ayuntamiento no estaba interesado en la gestión privada de las instalaciones.

            Como partido siempre hemos apostado por la suma de lo público y lo privado, y más en este tipo de iniciativas donde concurren competencias compartidas, como son juventud y deportes. Es muy cuestionable lo que plantea el alcalde y ya veremos el coste final de esta gestión pública de un idea de negocio improvisada y quizá parcialmente plagiada.